Las gafas de la percepción

Las percepciones son las formas que tenemos de entender y relacionarnos con la realidad. Son como unas gafas, un filtro y todos, absolutamente todos llevamos unas. Todos percibimos la realidad en base a nuestra existencia. Lo importante aquí, es reconocer que todos llevamos unas gafas, que solo entendemos la realidad a partir de percepciones. No tenemos un conocimiento natural de ella. Yo veo un perro en la calle y percibo; esta abandonado, se ha escapado, vive en la calle feliz…
Existe una importante dicotomía entre la percepción y el conocimiento. Nosotros percibimos, no hemos llegado a ese conocimiento puro, neutro… Pero este es nuestro sentido llegar a él.

Para ello debemos ir quitándonos las gafas, las percepciones… Es posible que al sacarnos la gafas, no veamos nada, no entendamos nada, pues no sabemos ver y entender la realidad sin gafas, sin nuestra percepción, necesitamos de una explicación que le de sentido al todo. Por ello, la solución no es simplemente quitarnos las gafas y empezar a ver la realidad. Esto es prácticamente imposible. No sabemos ver sin gafas, nos pondríamos otras, cambiaríamos de color las lentes. Lo que si podemos hacer y, en mi opinión, debemos hacer, es limpiarnos las gafas! Reconocer que las llevamos y a partir de ahí… limpiarlas, o ir limpiándolas.

Son esquemas de pensamiento. Entendemos la realidad en base a nuestro sistema de creencias, nuestra forma de pensar. Ahora sabemos y lo sabemos muy bien que la realidad no es como nos la han enseñado a ver… Hay mucho más, mucho más profundo… Por ello, es nuestro trabajo, de cada uno de nosotros, reconocer que llevamos unas gafas a través de las cuales entendemos el mundo, pero estas gafas llevan mucho tiempo mareándonos, aunque apenas no nos damos cuenta, el mareo parece estar normalizado, es nuestra misión reconocer esto y, empezar el camino limpiando estas gafas, liberándonos de las percepciones… Llegar así, a corregir nuestro sistema de pensamiento, nuestras estructuras mentales, las cuales dan sentido al todo, para poder empezar a vivir en la vida real…

Jéssica López,

Febrero, 2018

Anuncios

El lenguaje

El lenguaje refleja el estado de conciencia de grupos o individuos y fluye a través de las canciones así como las palabras habladas y escritas. El lenguaje refleja a menudo un estado de conciencia largamente superado pero continuado como hábito. Las palabras portan energía – las palabras son energía.

Las palabras son la manera tridimensional del mundo de expresar creencias, conceptos, ideas, las cuales fluyen externamente en corrientes de energía personal.

Al evolucionar descubrirán que su lenguaje se vuelve más refinado con muchas expresiones verbales simplemente dejándose. Esto es porque su energía se ha vuelto ligera y más refinada. Descubren que sin decisión consciente, ya no sienten ninguna necesidad de involucrarse en batallas verbales para convencer a otros de sus creencias u opiniones.

El mundo tridimensional siempre ha sido un mundo de distracciones, fruto de la creencia que el bien de uno está fuera del Ser. La tecnología actual ha traído con ella una infinita variedad de distracciones y aunque la tecnología está sirviendo para hacer avanzar el mundo en muchas formas, en el momento que se vuelve un dios, también se vuelve el mayor impedimento para el crecimiento espiritual.

Debe haber momentos para la contemplación tranquila, la meditación y el estudio espiritual porque la voz quieta del Alma no puede ser escuchada en la presencia de ruido y distracción. Es importante que los padres monitoreen a sus hijos con respecto al tiempo que pasan en las distracciones tecnológicas. Los niños, de manera de desplegar la espiritualidad deben tener tiempo para no hacer nada, jugar e interactuar con la naturaleza y otros niños – sólo siendo ellos mismos sin agendas ni babysitters electrónicas.

Algunas veces sucede que los individuos temen la energía superior o inadvertidamente causan resistencias en otros incluso cuando su intención fue discusión amorosa. Algunos de ustedes pueden haber tenido la experiencia de hablar enfáticamente sobre algo a alguien esperando discusión mientras el otro sólo escucha una lectura o un juicio. Si esto les sucede, sepan que la persona está reaccionando a su energía y no a sus palabras. Aprendan a hablar más suave y gentilmente.

Hay una gran cantidad de presión en el mundo de hoy para ser políticamente correctos cuando hablan sobre casi todo. Este concepto es un primer paso hacia el entendimiento de la importancia de las palabras, pero no está aún en el nivel de conciencia que sabe que el poder no descansa en las palabras, sino en la energía de la intención detrás de las palabras. Todo es energía – una rosa es dulce sin importar cómo sea llamada, y el prejuicio es prejuicio sin importar cuán florido o políticamente correcto las palabras lo describan.

Las palabras pueden ser importantes herramientas en ayudar a identificar viejos patrones de energía. Permanezcan alertas a aquellas palabras y expresiones que surgen sin pensamiento consciente cuando son sorprendidos por lo inesperado, oyen alguna noticia o ven ciertas personas. El lenguaje es necesario dentro de la tercera dimensión, pero ya no será más necesitado en las dimensiones superiores donde la realización de la unidad permite que el conocimiento y la conversación sea intuitiva y silenciosa.

Ahora, en cada momento por venir expresarán su conciencia en constante expansión. Dejen que cada palabra que hablan reflejen esto. Si se encuentran involucrados ustedes mismos, hagan una pausa antes de decir lo que desean decir, recordando que la persona o personas a las que les hablan son Seres Divinos.

 

El Mundo es un espejo

El mundo es un espejo. Ese espejo en el que veo un mundo imperfecto. Un mundo que me causa temor, un mundo caotico, un mundo que me hace sufrir… es sencillamente el reflejo de mi inconsciente, de yo tengo en mi mente. Esa es toda la realidad que el mundo tiene o tendrá jamás. 

La voz del espíritu sólo hace una cosa, te susurra: No es real. Nada de lo que estas viendo ahi fuera está reflejando algo real en ti.